Los ciudadanos, vulnerables ante el mercado negro de traducciones juradas

28/04/2016
Ante la noticia publicada en varios medios de comunicación, en la que se da cuenta de la detención de una falsa traductora, desde la Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes Judiciales y Jurados (APTIJ) queremos alertar de la frecuencia con la que ocurren estos hechos, dada la ausencia de una normativa moderna que establezca unos requisitos mínimos de seguridad.

(Vea la noticia aquí

 

La realidad es que no sólo se producen falsificaciones, sino que también es frecuente el denominado «alquiler de sello», en el que un Traductor-Intérprete Jurado «alquila» su sello a cambio de una remuneración.

 

Es importante subrayar la grave trascendencia de tales delitos, habida cuenta de que las traducciones juradas desempeñan una función esencial en el tráfico jurídico y mercantil, constituyendo el mayor garante para conocer el contenido de un documento redactado en un idioma extranjero.

 

Desde la APTIJ reiteramos que los órganos competentes deben modernizar la legislación introduciendo todos los elementos necesarios para minimizar las posibilidades de falsificación como, por ejemplo, el uso obligatorio de sellos de seguridad, papel timbrado exclusivo, incorporación de firma electrónica, llevanza de un registro de traducciones juradas, etc., medidas que en la actualidad no son obligatorias.

 

Es preciso crear mecanismos que eviten el desamparo del ciudadano frente a los falsos profesionales, de la Administración Pública frente a las pretensiones sin validez jurídica y a veces inventadas que recogen los documentos falsificados, y de los auténticos profesionales y Traductores-Intérpretes Jurados frente a la mala praxis tolerada por la propia Administración española.

 

Por ello, la APTIJ quiere manifestar que condena expresamente las malas prácticas de aquellos que se hacen llamar indebidamente traductores y alerta a los usuarios y clientes ante los fraudes existentes. Asimismo, insta a la Oficina de Interpretación de Lenguas (OIL) del MAEC a un control más exhaustivo del ámbito de su competencia: los Traductores-Intérpretes Jurados nombrados por la propia OIL.

 

Más noticias »